Cómo crear un Plan de Social Media paso a paso

Lo primero de todo es saber qué es un Plan de Social Media, porque si no sabemos lo que es, no sabremos para qué tenemos que utilizarlo, ni con qué fin lo vamos a realizar. Como soy una persona muy empática, me gusta ponerme en el lugar de los demás y pienso que lo fundamental a la hora de realizar un trabajo primero es saber de qué se trata y cuál es el principal objetivo. De lo contrario, estaremos muy perdidos, y no sabremos ejecutar correctamente nuestro trabajo.

Un Plan de Social Media es un documento escrito estructurado donde se recogen todas las acciones y estrategias que se van a llevar a cabo en Redes Sociales. El Social Media Manager de una empresa será el responsable de ejecutar el Plan de Social Media para la gestión de las redes sociales de una empresa, es decir se convertirá en la cabeza pensante.

Un Plan de Social Media sirve para establecer los principios y los objetivos por los que se va a regir la estrategia de marketing que una empresa va a realizar durante un determinado periodo de tiempo. Gracias a este plan estratégico ayudará al Social Media Manager a ser más eficaz, puesto que sabrá hacia dónde enfocar su trabajo. Disponer de una Plan de Social Media ayudará al CM o Social Media a permanecer concentrado para que no se disperse su trabajo. A continuación detallo los diez pasos clave que deber dar un Community Manager si quiere elaborar un Plan de Social Media con éxito.

Le dijo el médico chino a su paciente: “Cómo voy a ayudarte si no sé cuál es tu finalidad en la vida?”

1.- Diagnóstico de la situación.

Antes de comenzar a ejecutar el Plan de Social Media, debemos realizar un estudio previo de la situación de la empresa o marca donde vamos a llevar a cabo dicho Plan. Tenemos que tener claro dónde estamos y dónde queremos llegar. Además, debemos tener el enfoque de marca, es decir, saber quién es la empresa y qué ofrece. Una marca se caracteriza porque todos los mensajes que emite una empresa tienen unos objetivos y características comunes.

También debemos tener en cuenta ¿qué ofrece nuestra marca? ¿En qué la hace diferente de las demás? ¿Cuál es el proyecto que la hace única? Debemos saber encontrar lo que convierte a nuestra marca en diferente. Si el Community Manager tiene una visión clara de qué desea y hacia dónde se dirige, le facilitará mucho las cosas.

El Plan tiene que ser consecuencia de asimilar mucha información. Para elaborar un buen Plan de Social Media debemos identificar e interpretar los valores fuertes y diferenciales de la empresa, la identidad, la imagen, los objetivos, etc.

2.- Análisis estratégico. Análisis DAFO.

El análisis DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) es uno de los pilares básicos de todo Plan de Social Media, Marketing o Comunicación, y consiste en el estudio de la situación de la empresa en el momento de partida, que  ayudará a diseñar de forma más precisa y con más opciones de éxito de dicho Plan.

El análisis DAFO se divide en dos partes: un análisis interno, donde se van a examinar las debilidades: desafíos, frustraciones, obstáculos, y fortalezas: objetivos, cómo se mide el éxito y consecución de éstos. Y en análisis externo radica en el estudio de las oportunidades y amenazas.

Respecto al análisis interno, respecto a las debilidades debemos plantearnos cuestiones tales como cuáles son las dificultades que tenemos para llevar a cabo una campaña de social media; cuáles son nuestros déficits en el ámbito digital o  cómo afrontar a los obstáculos a la hora de llevar a cabo acciones y estrategias.

En cuanto a las fortalezas, también debemos ser conscientes de cuáles son: ¿qué nos hace ser únicos?, ¿qué tenemos nosotros que no tienen nuestros competidores? o ¿qué acciones estamos  llevando a cabo nosotros que el resto de empresas no hacen para la consecución de los objetivos finales?.

En relación al análisis externo, debemos destacar cuáles son nuestras amenazas. Nuestra principal amenaza es la competencia on line, por lo que debemos estudiar pormenorizadamente qué hace y qué ofrece. Una forma sencilla de averiguar cuáles son nuestros principales competidores es acudir a Google y mirar quiénes salen en las primeras posiciones. En este sentido, debemos indagar también cuáles son las palabras clave que nuestro potencial cliente utilizaría para encontrar información relacionada con nuestra empresa o marca.

Y respecto a las oportunidades, debemos tener en cuenta aquellos factores externos que supongan una ventaja para nosotros respecto a nuestros competidores, tales como nuestra competencia no ha elaborado un Plan de Social Media, no gestiona ningún blog corporativo, no ha implementado acciones innovadoras como el vídeo marketing, etc.

Una vez que hemos recabado toda esta información, continuamos con el siguiente paso: fijación de objetivos.

3.- Definición de objetivos.

El principal problema que muchas empresas encuentran cuando gestionan sus Redes Sociales es la falta de concreción de sus objetivos, y como consecuencia una falta de concreción de quién es la empresa y para qué sirve.

Pues bien, el siguiente paso en un Plan de Social Media será establecer objetivos, y mejor si son pocos. En el mundo del marketing digital se suele decir que los objetivos deben ser SMART (inteligente en ingles): S de Specific (específico): ¿qué quieres conseguir en tu área de foco?; M de Measurable (medibles): ¿qué KPI o indicadores se pueden utilizar para medir su eficiencia?; A de Arrainable (alcanzables), ¿es razonable la meta?; R de Relevant (relevante) ): ¿por qué le interesa a tu empresa o clientes? y T de Timely (a tiempo): ¿cuándo se tiene que conseguir esta meta?.

A la hora de plantearnos los objetivos nos debemos preguntar: ¿qué queremos conseguir?, ¿qué está sucediendo?, ¿por qué sucede? y ¿qué deberíamos hacer?.

Los objetivos tienen que ser comprensibles, consensuados y compartidos. Algunos ejemplos que podemos marcarnos a la hora de gestionar las Redes Sociales de una empresa son:

→Mejorar el branding.

→Conseguir un buen posicionamiento web.

→Incrementar el tráfico.

→Incrementar las conversiones del sitio web.

→Aumentar los leads o suscripciones (formulario de datos para Base de Datos)

→Aumento de ventas.

→Cuidar nuestra Reputación Online

→Captar nuevos clientes.

4.- Estudio del público objetivo o target.

El público objetivo constituye nuestra razón de ser. Trabajamos fundamentalmente para ellos. Se trata del sector de la población al que dirigimos nuestro mensaje en las redes sociales. Cuanto más lo conozcamos, más vamos a ser capaces de adaptar la forma de nuestros mensajes para que ganen en eficacia.

Debemos preguntarnos quién es el público y saber qué quieren y qué hacen. Para llegar a las respuestas de estas preguntas debemos ser capaces de escuchar y observar. El estudio de nuestra audiencia se basa la observación, sentido común e intuición.

Para ello, debemos tener en cuenta determinados aspectos del público objetivo o buyer. A las personas, a los públicos de nuestras campañas hay que segmentarlos por afinidades, por grupos de pertenencia, por habitantes de diferentes lugares o por gustos personales. También es clave conocer la media de edad, sexo, nivel socioeconómico y educativo.

En este punto, debemos identificar nuestro público objetivo en redes sociales y cuestionarnos diferentes aspectos como saber cómo se comporta nuestro cliente online, si usan las redes sociales, cuáles son los intereses de nuestro público objetivo…Cada persona se acerca a una marca con unas expectativas diferentes. Es nuestra obligación conocerlas para entender las motivaciones de ese público.

5.- Implementación de estrategias y acciones.

Una vez que tenemos claro qué objetivos queremos conseguir y cuál es nuestro público objetivo, llega la hora de definir las estrategias y acciones que vamos a ejecutar en nuestro Plan de Social Media.

Dependiendo del objetivo que nos hemos marcado, así deberemos implementar una estrategia u otra. Por ejemplo, si uno de nuestros objetivos es conseguir nuevos clientes, la estrategia a seguir será la promoción y ventas, o captación de leads.

Una vez sepamos qué queremos conseguir y cómo lo vamos a hacer, llega la hora de establecer cuáles son aquellas plataformas sociales en las que queremos estar presentes.

Para seleccionar adecuadamente los canales sociales, debemos tener en cuenta, por una parte, dónde está nuestro público, cómo es su vida y qué sitios web frecuenta. Por otra, los recursos temporales y económicos de los que disponemos para desarrollar nuestras estrategias. Lo más importante es escoger bien las plataformas sociales. Para ello debemos saber en qué redes estar presentes según nuestras necesidades u objetivos. Debemos tener en cuenta que cada red social tiene sus propias características, tanto en los servicios que ofrece como en el tipo de público.

6.- Calendarización o timing

Llega el momento en el que debemos decidir qué acciones vamos a llevar a cabo y ponerles fecha. Nuestro ingenio debe trabajar para encontrar la mejor manera de comunicar el mensaje de nuestra marca. Debemos emplear el sentido común para seleccionar acciones que refuercen el mensaje que deseamos transmitir y para que el orden en el que se sucedan sea adecuado.

En la calendarización debemos tener plasmar aspectos como en qué momento exacto se va a publicar un post en un blog o una publicación es una red social determinada, la hora más efectiva para hacer dichas publicaciones o qué tipo de contenido (imagen, video, infografía, podcast).

8.- Presupuesto

Una vez tengamos claras las acciones y estrategias concretas que vamos a realizar, necesitaremos asignarles un presupuesto. Aunque seguramente, el proceso pueda ser inverso, ya que la creatividad viene determinada por los recursos económicos disponibles. Si éste fuera el caso, debemos considerarlo como una oportunidad para desarrollar acciones imaginativas de bajo presupuesto.

9.-Evaluación

La evaluación de una acción de comunicación on line contribuye al desarrollo efectivo y eficiente de la misma. En este sentido, debemos evaluar las acciones llevadas a cabo mediantes unos indicadores, previamente establecidos, que definan el grado de cumplimiento de los objetivos iniciales.

Para saber el alcance que están teniendo las acciones en redes sociales, debemos marcar unos KPI’s para hacer las mediciones. Estos se tienen que establecer en función de nuestros objetivos y estrategias.

La evaluación será más compleja cuanto más intangibles sean los resultados que se pretenden medir. Realizar una evaluación nos permitirá valorar por ejemplo, qué repercusión y qué porcentaje de éxito se está teniendo en cada uno de los objetivos propuestos.

10.- Presentación del plan

El último paso es presentar el plan de Social Media y los  servicios con los que puedas demostrar los resultados.

¿Crees que tu empresa debería tener un Plan de Social Media?

La respuesta es sí.  Las empresas ya se dan cuenta de la importancia que tiene ser visible en Internet. Y para conseguirlo deben invertir en Marketing Digital. Los grandes avances tecnológicos han hecho que nos comuniquemos de manera eficaz y directa gracias a las redes sociales. Internet nos permite interaccionar en tiempo real. Y no sólo entre usuarios, también con las empresas. Estos cambios que se ya se han implantado en la sociedad han hecho que muchas empresas se den cuenta que para sobrevivir y evolucionar, hay que subirse al tren de las redes sociales.

“Las especies que sobreviven no son las más fuertes, ni las más inteligentes; sino aquellas que se adaptan mejor al cambio” Charles Darwin

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This