2020, un año para olvidar pero también para reflexionar

 

Por fin llega el día más esperado del año, el último de un año que jamás pudimos imaginar, de un año que queremos borrar del calendario, del año que queremos olvidar.

Por fin se acaba un año en el que hemos sentido que nos robaban nuestra propia vida; un año en el que se han visto nuestros sueños rotos; un año en el que se nos ha privado de besos y abrazos; un año lleno de incertidumbres, que nos ha generado una montaña rusa de emociones, un año con crudeza y sin piedad.…un año bisiesto, un año siniestro.

Pero también un año que nos ha servido para reflexionar sobre lo importante de la vida. En este ciclo tan largo, difícil y duro, me quedo con la cara más solidaria y generosa de la pandemia: familias unidas en los momentos más complicados de una crisis que nos ha golpeado a todos. A todo se le debe buscar un lado bueno, incluso en las pandemias. No cabe duda, que hemos aprendido a valorar las cosas más simples y valiosas de la vida, como puede llegar a ser un abrazo.

En este año que comienza, vamos a intentar cerrar ciclos y abrir puertas; vamos a seguir adelante sin que lo vivido nos afecte. Vamos a quedarnos con los buenos momentos, porque seguro que por muy malo que haya sido el año, algún buen recuerdo guardaremos. Y vamos a intentar aprender de los malos, pues de las adversidades también uno sale fortalecido. Esta pandemia nos ha puesto a todos a prueba, y gracias a ella hemos sabido lo que es realmente la resiliencia.

No olvides decir “te quiero” a las personas que te importan, porque nunca sabrás cuándo será la última vez que lo puedas hacer. Y no te olvides de las personas que ya no están con nosotros, pero ten por seguro que nos cuidan desde el cielo. Y por supuesto, perdona sin resentimientos y sin rencores, porque perdonar es de fuertes, y porque es la mejor manera de eliminar el dolor que a veces llevamos dentro.

Pero sobre todo VIVE y deja vivir. Sé feliz porque “la vida son cuatro días y tres ya pasaron”. Vive, ama, sueña, ríe, sé feliz y recuerda siempre, que solamente tú, puedes decidir si hoy es el peor o el mejor día de tu vida .

¡Feliz Año 2021!

Besos y abrazos (que ahora se venden muy caros)

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Share This